GOLF BLOG

LA CASA CLUB DE LOS GOLFISTAS EN INTERNET

16 propósitos golfísticos que cambiarán tu forma de jugar

December 29, 2015

 

Con el cambio de año, es como si todo lo malo desapareciera y nos dejaran empezar de cero otra vez. Los golfistas no somos ninguna excepción. Atrás quedan los tres putts, los doblatas, los rabazos, los sockets… por lo que toca aprovechar el momento, limpiar bien los palos y escribir la tradicional lista de propósitos. Hacer esto nos ayudará a jugar mejor y seguramente bajar de hándicap pero, sobre todo, a disfrutar aún más del golf en este año que empieza.

 

Aquí van nuestros propósitos golfísticos de año nuevo. Son todos muy asequibles y te darán una gran satisfacción si los cumples: 

 

1. Jugar un día entre semana. O, en su defecto, comprometerse a tirar un cubo de bolas a la semana. Entrenar con regularidad sirve para establecer los cimientos de un buen juego y ganar confianza en uno mismo.


2. Practicar más el juego corto. Una manera fácil de cumplir este propósito es dedicar el doble de tiempo a chippear y puttear que a los golpes largos en el campo de prácticas.

 

3. Meter más putts (cortos y largos). Los buenos putts recuperan cualquier mal approach o golpe y pueden cambiar el resultado final de un hoyo. Propónte echar más horas en el putting-green y realizar los típicos ejercicios en este ámbito, como las series de putts.


4. Focalizarse en el aquí y ahora. Cada golpe es una oportunidad nueva de hacerlo bien. Centra la mente en el momento de juego: “este hoyo, este golpe”. Lo que conlleva no arrastrar los fallos y que el bogey se transforme en un doble-bogey (o, en el peor de los casos… en un triple-bogey).


5. Ponerse en forma. Hacer ejercicios para ganar flexibilidad mejora el rango de movimiento durante el swing. Fortalecer los músculos del pecho, la espalda y la zona abdomen permite ganar potencia de juego. Un tren inferior bien trabajado aporta estabilidad e incrementa el rendimiento.

 

6. Ataca tus puntos débiles. Puede ser el driver, el approach, el putt… Siempre existe una parte del juego que necesita más atención y en la que se flaquea más. Dar al menos una clase específica con un profesor es la mejor forma de ponerle remedio. Nosotros te proponemos a James Marshall.


7. Salir de la zona de confort. Romper con la rutina es un paso fundamental para que nuestro juego evolucione. Reúne a unos cuantos amigos y salid a probar un campo nuevo. El PGA es una buena opción para comenzar.


8. Jugar un Pro-Am. Este tipo de torneos, en los que hay un jugador profesional por equipo y tres jugadores amateurs, se convierten en una oportunidad de oro para ver de cerca a un pro y empaparse de su juego y sus consejos.

 

9. Hacerse un Fitting. O lo que es lo mismo: analizar el swing, el impacto y el vuelo de la bola mediante el sistema Trackman. Gracias a esta tecnología, podrás comprobar con total exactitud todos los parámetros que generan tus palos de golf y saber si estás jugando con los que realmente necesitas.


10. Recordar este trinomio: bola + guante + zapato. Son tres factores en los que no hay que escatimar, pues pueden marcar la diferencia en tu tarjeta. En el caso de las bolas, escogerlas nuevas (y buenas, como las PRO-V, Srixon…) ayuda a hacer más metros y más back-spin. Un guante en condiciones evitará que te patine el palo. Y en cuanto a los zapatos de golf, en el mercado hay disponibles auténticas maravillas, muy confortables y que garantizan un agarre sin igual.


11. Salir al campo bien vestido. No es ninguna tontería. Está comprobado que renovar la ropa periódicamente y encontrarse a gusto con el propio look es una gran herramienta de motivación. La ropa de golf está especialmente pensada para este deporte (es transpirable, ligera…) y además presenta diseños muy atractivos. Déjate asesorar por especialistas.


12. Jugar en un campo mítico. Puede ser Valderrama, St. Andrew’s o Augusta. Una escapada a estos campos con tus compañeros de partido puede convertirse en el mejor plan del año. Diversión y aprendizaje garantizados.


13. Aprender a dirigir la bola. A lo mejor piensas que no estás preparado y que lo único que quieres es que la bola vaya recta. Pero es que, precisamente, si aprendes a hacer que la bola vaya a la izquierda o a la derecha según tu propia voluntad, también podrás clavarla en medio de la calle cuando quieras. Adquirir esta sabiduría te permitirá ganar un control increíble sobre tu juego.


14. Tomar decisiones. Uno de los aspectos más importantes del golf no está relacionado con la mecánica del swing, sino con las decisiones que tomas en el campo antes de cada golpe, en las que tienes en cuenta los obstáculos, el estado de la hierba, el viento… Decidir con cabeza (como puede ser puttear en vez de aprochar desde fuera de green), puede resultar clave para el resultado final del hoyo.


15. Mejorar la actitud. En ningún otro deporte la actitud importa tanto como en el golf. Con una disposición correcta, se está mucho más abierto a aprender. Y es que, ante un fallo, existe la opción de tomárselo de forma negativa o positiva. Por supuesto, el golf es exigente y desafiante, ¿pero no es justo eso lo que lo convierte en un deporte tan adictivo?


16. Y lo más importante: Comprometerse con el golpe. Ser consecuente con la decisión tomada. Confía en tu estrategia de tiro, el palo, el objetivo marcado… sin que los miedos o las dudas asalten tu mente. Una vez en el stance, quema bola ¡y tan sólo preocúpate de disfrutar!


¿Qué te parecen nuestros propósitos? ¿Coinciden con los tuyos?

Please reload

SUSCRÍBETE AL BLOG
SÍGUENOS
  • RSS - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • LinkedIn - Black Circle
ENTRADAS DESTACADAS

Tu juego de hierros a medida a partir de 379€

April 9, 2018

1/10
Please reload

CATEGORÍAS
Please reload

© Copyright 2016, Depique Golf. Todos los derechos reservados.

  • RSS - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • LinkedIn - White Circle