GOLF BLOG

LA CASA CLUB DE LOS GOLFISTAS EN INTERNET

Jugar a golf, el Feng-Shui y otras maneras de evitar el síndrome post-vacacional

September 6, 2016

Sí, lo sabemos, eres uno de tantos golfistas que ha vuelto a la normalidad después de varias semanas de vacaciones y te sientes como si hubieras dado un golpe al aire tras mucho tiempo sin jugar. Puede que seas de los que no lograron desconectar durante los meses estivales y ahora te acuerdas de aquellos que, por mucho que se esfuercen, no acaban de bajar de hándicap. O quizá seas de los que, por mucho que estén de fuera de la oficina, siguen trabajando, porque te gusta lo que haces. Seas como seas, bienvenido al artículo que te va a ayudar a mejorar tu ánimo o, al menos, eso intentará.

 

Antes de empezar, una encuesta rápida.

 

¿Qué sueles hacer al volver a casa después de unas vacaciones espectaculares?

 

a) Dejarte caer en el sofá y mirar a tu alrededor con cierto desagrado y disgusto.

b) Abrirte una cerveza (o dos, o tres…) para no pensar en que el día de vuelta al trabajo se acerca.

c) Revisar el calendario para ver cuándo juegas tu próximo torneo de golf o cuánto falta para Navidad.

d) Notar cómo te hierve la sangre ante el surgimiento de cualquier contratiempo.

e) Todas las anteriores.

 

¡Normal! Porque aunque el verano sirve para cargar pilas y disfrutar de un tiempo de descanso y placer inigualables, lo cierto es que volver al trabajo en septiembre no es fácil para nadie. Falta de motivación, cansancio, estrés, irritación, tristeza,… son síntomas comunes en esta época del año en la que no queda más remedio que decir adiós a las jornadas de sol y playa para zambullirse en otro mar bastante menos seductor: el de la rutina laboral.


Pero lejos de resignarte a pasarlo mal, existen diversas medidas que puedes adoptar para conseguir suavizar el retorno. Quizá no resulten tan sencillas como tumbarse en una hamaca, pero sí que te acercarán al punto de estabilidad y autosatisfacción en el que estabas antes de marcharte de vacaciones, dotándote de la energía necesaria para aguantar con buen ánimo hasta la próxima escapada:

 

1-Recupera el ritmo poco a poco. No te precipites y evita sobrecargarte de tareas durante los primeros días. Está comprobado que tardamos dos semanas en adaptarnos de nuevo a la rutina, por lo que, pasado este período, el panorama mejorará sustancialmente. Recuerda: márcate pocos objetivos y asequibles, que sean alcanzables en un periodo de tiempo corto.

 

2-¡Duerme! Tus 7-8 horas son fundamentales. Bueno, en realidad, duerme lo que necesites, ya que, sin un buen descanso, es difícil sonreír por la mañana. Y si sonríes, hazlo bien, haz como dice un proverbio chino: "Hombre sin sonrisa no abre tienda" -no sirve si es fingida, así que mentalízate para tener un coeficiente de optimismo aceptable y que esa sonrisa sea lo más auténtica posible-. Readapta otra vez tus hábitos de sueño golfista al horario laboral, acostándote un poco antes y haciéndolo siempre a la misma hora. Te ayudará cenar pronto y de forma ligera, así como evitar el uso de aparatos electrónicos (televisión, teléfono móvil, ordenador e incluso tu reloj de golf) justo antes de irte a dormir.


3-Haz planes con tus amigos. Contra la apatía que a veces produce la vuelta, haz alguna actividad cada día que te divierta y distraiga. Desde salir al cine y cenar con tu grupo de amigos del club, hasta tirar bolas como si no hubiera un mañana para recuperar el feeling de tu swing, pasando por hacerte un buen fitting que "profesionalice" tu juego. Estas son actividades que, por ejemplo, harán que termines el día de buen humor y mucho más descansado mentalmente.

 

4-Practica tu swing. Multitud de estudios médicos confirman el poder terapéutico del ejercicio físico a nivel psicológico. En general, cualquier actividad que implique movimiento va a aumentar tu bienestar, pues el deporte genera endorfinas, unas pequeñas moléculas que se liberan en el cerebro y que proporcionan sensación de placer, felicidad y equivalen a recibir una inyección de vitalidad y energía. Sin embargo, de entre todos los deportes, el golf es especialmente útil en este sentido, puesto que a los beneficios del ejercicio físico hay que sumarle que se practica en un entorno verde y silencioso: ideal para relajarse, controlar la ansiedad y prevenir el estrés de la rentrée. En definitiva: darle a la bola en plena naturaleza es la mejor forma para desconectar y volver renovado a la oficina.

 

5-Pon tu material de golf y tu hogar en orden. Aparte de lo agradable y práctico que resulta vivir en un entorno organizado, ordenar tu casa repercutirá de forma positiva en tu estado de ánimo. Un poco de limpieza nada más eliminando aquellos objetos que molesten tu vista y dificulten tu paso, es suficiente como para tranquilizar una mente alterada por la vuelta a la normalidad. Está comprobado que, como dice Graham Hill en TED, "menos cosas, más felicidad"

 

 

Y si te interesa dar un paso más y, a parte de tranquilizar el pensamiento, quieres limpiar tu aura o mejorar tu karma, puedes someter tu vivienda a una limpieza de energía gracias al Feng-Shui, un arte ancestral chino que busca la mejora de las condiciones ambientales que fomentan el bienestar y la armonía general del individuo con su entorno. Sin ser expertos en la materia (te recomendamos que busques uno), podríamos hacerte algunas sugerencias de cómo el Feng-Shui se puede aplicar a la casa de cualquier tipo de golfista independientemente de su hándicap: Una forma de ponerlo en práctica podría ser reubicar tu bolsa de palos, guardarla en un lugar privilegiado y poner las cabezas de los hierros mirando hacia el tee de salida del hoyo 1 del campo del Augusta National Golf Club -si funciona, avisa-. Podrías también clasificar por colores la ropa técnica que tienes desordenada en el armario; sacar brillo a tus zapatos de golf cepillándolos en círculos en sentido antihorario; comprar un jardín zen en el que alisar la arena como si de un bunker removido se tratara; o reorientar tu cama dirección norte-sur magnético para favorecer el descanso. En definitiva, sea cuál sea la forma que utilices finalmente para sanar tu hogar, seguro te ayudará.

 

6-Empezar un hobby nuevo. Después de unas vacaciones siempre regresamos como si hubiéramos empezado el año nuevo, cargados de buenas intenciones, nuevos propósitos y retos que, por alguna misteriosa razón, se quedan en el limbo de las "cosasporhacer", como si la bola se quedara en el límite del hoyo y no hubiera viento que la moviera hacia dentro para completar el berdie. ¿Qué tal si recuperas uno de aquellos propósitos que tenías para este año y aún no nos has decidido a cumplir? ¿Por qué no concentrarte en aprender un nuevo hobby? Esto te ayudaría a tener nuevos objetivos, mejoraría el momento presente y alejaría –o al menos despistaría– cualquier tipo de bajón emocional. Aprender a cocinar platos exóticos, hacer intercambio de idiomas en el hoyo 19 más cercano de tu casa o apuntarte a clases de golf sin salir de tu ciudad, son aficiones al alcance de todos y que, con 30 días mínimo, como cuenta Matt Cutts, sería suficiente para incorporarlas a tu rutina diaria.

 

 

Y tú, ¿cómo evitas el síndrome post-vacacional? 

Please reload

SUSCRÍBETE AL BLOG
SÍGUENOS
  • RSS - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • LinkedIn - Black Circle
ENTRADAS DESTACADAS

Tu juego de hierros a medida a partir de 379€

April 9, 2018

1/10
Please reload

CATEGORÍAS
Please reload

© Copyright 2016, Depique Golf. Todos los derechos reservados.

  • RSS - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • LinkedIn - White Circle