GOLF BLOG

LA CASA CLUB DE LOS GOLFISTAS EN INTERNET

El cielo de Augusta se abre para Sergio García

 

 

Tuvieron que pasar diecisiete ediciones del Masters, desde que en 1999 un joven de Borriol que se dio a conocer como ‘El Niño’ fue nombrado mejor amateur. Por aquel entonces posó con Olazábal, campeón ese año en el Augusta National en la categoría profesional. Aquello no había hecho más que comenzar. 

 

Sergio era una promesa del golf sobre quien se vertían expectativas ya desde temprana edad, dada su proyección y la enorme calidad con la que se desenvolvía sobre el green. Fue llevado en volandas, admirado y alentado siempre a ir a por más, pero con aquella urgencia de quien va contando cada minuto que pasa en el reloj, porque se hace tarde. Pero todos sabemos que la prisa no es buena compañera de viaje. 

 

En 2017 el sueño por fin se convirtió en realidad

 

Aunque ‘El Niño’ estuvo más de una vez a punto de sorprender en la pelea por el rey de reyes en cuanto a torneos de golf se refiere, todo había quedado en intentos frustrados hasta que en 2017, por fin, el sueño de uno de los mejores golfistas españoles de la historia se convirtió en realidad. La predicción dejó de serlo para convertirse en un hecho consumado. Qué mejor que coronarse en el día del aniversario de su ídolo, el malogrado Severiano Ballesteros, que hubiese cumplido 60 años ese mismo domingo. Algunos podrían pensar que fue el golfista de Pedreña el que desde algún lugar del cielo, sobre el Augusta National, guió a Sergio hacia la victoria final para sonreír feliz al verle vestirse con la tradicional chaqueta verde.

 

No fue fácil, ni durante el desenlace final de la última edición, ni durante todos estos años en los que se había quedado en un intento. A algunos les faltó paciencia, otros dejaron de tener fe en el español, incluso él mismo, amparado en la frustración de la derrota, llegó a declarar que no se sentía capaz, pues "no era lo suficientemente bueno". Este último año algo ha cambiado a Sergio. Quizás ese vuelco en su carrera tenga algo que ver con su noviazgo y futuro matrimonio con la periodista de golf tejana Angela Akins, aunque esto no pasa de ser una especulación, pues solo el jugador lo puede saber a ciencia cierta. La realidad es que Sergio volvió a creer en sus posibilidades, adoptó una mejor actitud ante sus errores para aprender después de ellos, continuó creciendo, hasta conquistar Augusta. 

 

El propio Chema Olazábal declaraba días después que en la vuelta de prácticas del martes había visto en Sergio algo diferente que le incitaba a pensar en esa transformación mental: "La calidad de sus golpes, su sonrisa cuando fallaba alguno. La expresión de paciencia y sabiduría en su rostro me indicaron que ya tocaba”.

 

La prueba de este cambio en la actitud de Sergio la sufrimos y disfrutamos el domingo en el famoso Amen Corner. En los hoyos 10 al 12 Sergio sufrió un bajón, sumó dos bogeys y se colocó a 2 golpes de Justin Rose, que estaba desplegando un juego espectacular, sin fisuras. Para complicar aún más la situación, en el hoyo 13 el valenciano pegó un driver sólido que no abrió lo suficiente, con tan mala suerte que la bola después de golpear en la ramas de los árboles acabó en un arbusto. La situación tornó a dramática, pues Rose pegó un excelente drive, largo y perfectamente colocado, para atacar el green de dos. Su birdie parecía hecho y Sergio debía dropar, aunque el par se antojaba harto difícil. Los fantasmas del pasado revoloteaban en la cabeza de todos y un escenario con cuatro golpes de desventaja parecía el final de una historia que desgraciadamente nos resultaba familiar.

 

Pero en ese preciso instante todo cambió. Ahí donde el “antiguo Sergio” hubiese sucumbido ante el poder del Demonio de la Excusas, lamentándose de las injusticias de Augusta y demostrando a su rival su debilidad mental, el español volvió a renacer. Sergio volvió a creer. Dropó, la sacó al fairway con un gran golpe y desde allí la dejó a unos 3 metros para meter un putt que le mantenía vivo. Le cedió la presión a Rose, que falló un fácil putt de birdie. En tan solo diez minutos "El Niño" le había dado la vuelta a una situación casi irreversible. La ventaja se mantenía, sí, pero el momentum había cambiado, ahora Sergio era el “nuevo Sergio”. Birdie al hoyo 14, Eagle al 15 (sería el único jugador que en la última vuelta conseguía Eagle en el hoyo 15 desde que lo hiciese Chema Olazábal en su victoria del 99, otra grandísima coincidencia).

 

El matchplay en el que se había convertido el torneo estaba ahora igualado. Volvió a distanciarse Rose en el 16, pero un bogey en el 17 hizo que salieran empatados al último hoyo. Sergio tenía un putt de metro y medio para ganar pero tampoco lo embocó y parecía que todo había sido un espejismo. Los “Ohhh no”, “otra vez no”,” no me lo puedo creer” retumbaban en nuestro subconsciente sin querer asimilarlo. ¿De verdad el “antiguo Sergio” estaba de vuelta?. ¡Nada más lejos de la realidad! Un fallo en la lectura de la caída fue el principal causante de ese error.

 

Nosotros no lo sabíamos pero Sergio se sentía en paz y en calma consigo mismo, sabía que el putt lo había tirado como quería y salió con toda la confianza al playoff. Su birdie en el primer hoyo del desempate le dio la victoria y el resto es historia. El “nuevo Sergio” es en realidad aquel joven jugador que deslumbró al mundo del golf apodado como “El Niño”. El paso de los años, la exigencia y las derrotas habían agriado el carácter y la confianza de unos de los golfistas más grandes de las últimas décadas. Qué ilusión ver el rostro iluminado y radiante de Sergio después de la victoria. ¡Que ilusión ver al “Niño” ya maduro de vuelta!

 

 

 

 

Please reload

SUSCRÍBETE AL BLOG
SÍGUENOS
  • RSS - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • LinkedIn - Black Circle
ENTRADAS DESTACADAS

Tu juego de hierros a medida a partir de 379€

April 9, 2018

1/10
Please reload

CATEGORÍAS
Please reload

© Copyright 2016, Depique Golf. Todos los derechos reservados.

  • RSS - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • LinkedIn - White Circle